Cachopín de ternera con queso de barra El Labrador Estradense y cecina sobre salsa de queso Cabrales a la sidra

El cachopo es un plato típico de la gastronomía asturiana, caracterizado normalmente, por su excesivo tamaño e infinidad de posibilidades en cuanto rellenos y acompañantes.


INGREDIENTES

Filetes de ternera (parte de la cadera, tapa o babilla), individuales (sería 8 en total) o 4 cortados en forma de libro

8 lonchas de queso de barra El Labrador Estradense

4 lonchas de cecina

2 huevos

Aceite de oliva suave

Harina

Sal

Pimienta

200 m/l de nata

50 m/l de sidra natural de A Estrada

90 gramos de queso cabrales

ELABORACIÓN

Empieza con la elaboración del cachopo. Para ello selecciona los filetes que tengan un tamaño similar (desechando la posible grasa de los exteriores) y, con la ayuda de un rodillo, mano de mortero, mazo o piedra, aplástalos y estíralos con el fin de ablandarlos y que queden finos e iguales. Después, salpimiéntalos y coloca sobre cada uno de ellos una loncha de queso de barra, encima una loncha de cecina, otra loncha de queso y un filete final cerrando el librillo.

Prepara dos platos para el rebozado. Uno de ellos con harina y otro con dos huevos batidos.

Antes de freír los cachopos, prepara la salsa calentando la nata en un cazo. Cuando empiece a humear, echa la sidra natural y deja cocinar, a fuego suave, sin dejar que rompa a hervir durante dos o tres minutos para que se evapore el alcohol de la sidra. Transcurrido este tiempo, trocea el queso de Cabrales y échalo al cazo removiendo constantemente para ayudar a disolverlo y evitar que se queme. Cocina todo junto dos minutos más o hasta que veas que todos los ingredientes se han integrado bien.

Reboza los cachopines, pasándolos primero por harina y luego por huevo.

Calienta el aceite de oliva virgen extra (sin excederte) y desliza los cachopos uno a uno. Al principio sube el fuego con el fin de que se doren por fuera. Después, bájalo a una temperatura media para que se cocinen por dentro durante dos minutos por cada lado. Sácalos e, inmediatamente, colócalos sobre un plato con papel de cocina para que escurra bien el aceite sobrante. Finalmente, sírvelos acompañados de la salsa (ésta se puede poner en una salsera para que cada comensal se sirva según gustos).

El cachopo de ternera se puede acompañar también con patatas fritas, pimientos de piquillo en conserva, pimientos asados o una ensalada.