Cachopín de merluza con setas al ajillo, gambones y cebolla caramelizada

El cachopo es un plato típico de la gastronomía asturiana, caracterizado normalmente, por su excesivo tamaño e infinidad de posibilidades en cuanto rellenos y acompañantes.


INGREDIENTES

8 lomos de merluza

4 u 8 gambones (según tamaño y gusto)

8 lonchas de queso de barra El labrador Estradense

1 bandeja de setas

3 cebollas medianas

3 cucharadas de vinagre

1 cucharada sopera de azúcar

2 dientes de ajo

Aceite de oliva suave

Sal

Pimienta

ELABORACIÓN

Limpia los lomos de merluza de piel y espinas. Sala y selecciona las parejas que van a formar los cachopos según similitud de tamaño y forma.

Lava y seca las setas. En una sartén con aceite, echa los ajos laminados o enteros. Cuando empiecen a dorarse, echa las setas troceadas, salpimienta y deja cocinar unos minutos.

Limpia los gambones quitándoles la cabeza, las cáscaras y el intestino con la ayuda de un palillo. Colócalos en una sartén o plancha con muy poco aceite y, tras cocinarlos un minuto por cada lado, resérvalos.

Sobre cada lomo de merluza, coloca una loncha de queso, setas (la cantidad según sea de grande el cachopo), 1 ó 2 gambones, otra loncha de queso y otro lomo de merluza.

Reboza cada cachopo, primero en harina y luego en huevo batido.

Fríelos en una sartén con abundante aceite de oliva caliente (no en exceso) durante uno o dos minutos por cada lado, dependiendo de lo gruesos que sean los lomos. Para que la fritura te quede perfecta, fríe primero a fuego fuerte y luego bájalo para que se haga bien en el interior. Cuando hayas terminado, sácalos de la sartén y colócalos en un plato con papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.

Emplata los cachopines con pimientos de piquillo en conserva, patatas fritas o verduras a la plancha. También puedes acompañarlos con una salsa de tomate o de queso.